8 de febrero de 2015

El físico sí importa




Materialistas y superficiales; así somos los seres humanos, todos tenemos un porcentaje de estos “atributos”. No podemos decir que no somos así, que habremos quienes nos fijamos en el corazón  y los sentimiento. Cuando nos gusta alguien es porque primero hubo una atracción y
por lo general muy pocas veces es por: su forma de ser, su sonrisa, su generosidad, inteligencia, sus ojos, su carisma, por su buen sentido del humor, etc.

Simplemente nos parece una persona bonita o fea, no hay más que decir, si es bonita la persona atrae, si tiene buen cuerpo atrae, pero si es una persona fea: la evitamos y tratamos de no tener más acercamientos, en caso dado de que haya había uno.

Señores y señoras, el físico, si es importante, es nuestra carta de presentación, como me dijo alguien un día: todo entra por los ojos. Realmente dudo y no confío de quienes dicen que no les importa el físico, creo que  son personas que no tienen muy claro sus gustos y que intenta ser personas honorables y de buen corazón, no quieren quedar cómo: superficiales, materialistas o interesados, pero hoy en día... el físico lo es todo.

Donde el físico realmente no importa: es en la amistad, es el único valor del ser humano, donde las cosas si son reales (teniendo en cuenta el lazo que se haya formado, a veces tampoco es real) pero generalmente los amigos son más leales y aceptan a sus amigos tal y como son: bajitos, dientones, pobres, ricos, groseros, altaneros, serios, divertidos, negros, blancos, azules, hombre, mujer, inteligente o “bruto”.

Por primera vez diré: en este caso, la amistad es  más pura que el amor. Al menos en la amistad se busca compresión y compañerismo entre dos o más personas  el físico pasa a un segundo plano; solo en este caso, el físico no importa.


Así que la forma más educada de rechazar a una persona por fea es decirle: solo busco amigos.



Nota:lo pensé, lo escribí.