2 de febrero de 2015

Más allá de la luna


Cuando era niño ( época que quisiera volver a vivir). Estaba lleno de objetivos, de sueños, de metas, quería comerme le mundo entero. Mis juegos eran más allá de la realidad, me sumergía en un mundo que solo era mío, donde solo yo podría entrar y disfrutar siempre. Era feliz lo confieso. Pero quién no...¿Quién era infeliz cuando niño? Si cuando no tuvimos nada, lo teníamos todo, el amor de una madre y las enseñanzas de un padre, éramos los reyes del mundo al escondernos detrás de ellos, éramos tan frágiles al llorarlos cuando no estaban con nosotros, éramos tan
consentidos y protegidos.

Hoy ya no somos niños,muchos de nosotros no, hoy somos grandes y estamos haciendo lo que queríamos hacer… ¿somos doctores, ingenieros, astronautas, policías? ¿Matamos dragones, rescatamos princesas, viajamos a otros planetas? ¿Qué hacemos hoy? Nada, quizás esos sueños se esfumaron.

Esos sueños, los dejamos atrás, se fueron con nuestra inocencia, desaparecieron con nuestra imaginación, y lo peor es que no queremos rescatarlos. Yo quiero rescatarlos, quiero volver y quedarme donde los dejé, si hoy no soy doctor, astronauta, policía o no mato dragones, ni rescato princesas…entonces no quiero ser otra cosa. No me lo permitas; eso le digo a mi yo interior, a ese que si tenía sueños, más allá de la luna.



también puedes leer <  Mente, visión y pasión >